Una leónida sorprende en el centro y brilla con más fuerza que la Luna llena