Colisión a 170 años luz: así muere un cometa 100.000 veces más potente que el Halley