No necesitaremos telescopio: en 2022 veremos una explosión estelar catastrófica