El traje espacial que une a enfermos de cáncer y a astronautas