Las redes prefieren vivir en #Marte que en un mundo dirigido por Trump, ¿es posible?