Roja y veloz: una bola de fuego a 110.000 kilómetros/hora cruza el sur de España