Amor, cielo noruego y un anillo: la primera pedida de mano bajo una aurora boreal