En agosto te sentirás más delgado y no será por la dieta: la culpa es del eclipse de Sol