Un asteroide, el nuevo satélite de La Tierra