Avisos, tráfico cortado y colegios cerrados: las primeras consecuencias de la ola de frío