El mes de diciembre fue el segundo más cálido desde 1961 y extremadamente seco