Los vientos del sur y el efecto Foehn en el Cantábrico traen un veranillo en diciembre