Gota fría: ¡Cuidado, que viene el lobo!