Laguna Cacao, la nueva localización de Supervivientes, es un imán para la lluvia