Llega sin avisar y arrasa por donde pasa: Bora, la ventisca mediterránea más famosa