Ojo con los niños y el mar revuelto: esta ola rompe sobre una familia de Zarautz