Olas de 7 metros: el mar 'se come' más allá del paseo nuevo de San Sebastián