El sexo y tu meteorología: ¿nos gusta más con lluvia y nieve o con calor?