Termina un invierno con máximas históricas y la mitad de lo normal de lluvias