Viento y polvo: una tormenta de arena hace irrespirable el cielo de Australia