Por fin se mueve el anticiclón de las Azores: se aproxima una vaguada por el Atlántico