La araña y el meteorólogo... ¡Nadie se libra del miedo a los arácnidos!