Contenedores flotando, y gente atrapada en coches y ascensores: la borrasca se ceba con Cataluña