Ciclogénesis perfecta en el Atlántico: cómo nos va a afectar la borrasca profunda