A esta nueva borrasca que llega, ¿podemos llamarla ya David?