Calor y wifi no se llevan bien: así afectan las altas temperaturas a tu conexión