Canarias continúa en alerta: el viento y oleaje intensos han provocado más de 300 incidencias