La ciclogénesis explosiva da paso a cielos soleados y temperaturas en ascenso