Antes, todo esto era ciudad: en apenas 70 años, la mitad sur de España será un enorme desierto