Otra consecuencia fea de la sequía: este invierno se multiplicará el número de virus de la gripe