Otra consecuencia de Emma: miles de estrellas de mar, arrastradas fuera del agua en Huelva