Los vecinos de Contrasta nos cuentan cómo sobreviven en un pueblo incomunicado por la nieve