Se descuelga una Dana: el Mediterráneo se prepara para las lluvias