Buenas noticias: las lluvias de primavera traen un verano de embalses casi al 100%