Las lluvias recuperan los embalses, pero aún tenemos la menor cantidad de agua de los últimos 10 años