¡Al 80% de su capacidad! Tras las lluvias, los embalses gallegos hasta abren sus compuertas