El ‘dzud’ o cómo un fenómeno 'meteo' hace arder la estepa y luego la congela