Que los excesos navideños no te estresen: el frío adelgaza y te contamos por qué