¿Bolas de hielo gigantes 'invadiendo' una playa? Tiene una explicación científica