Tras 18 años a la deriva, el iceberg más grande de la Antártida está a punto de derretirse