El invierno llega el jueves: una masa polar desplomará los termómetros y la cota de nieve