Una ola de frío siberiana está llegando a Europa: se esperan mínimas de -20ºC