La lluvia amenaza al partido de España