Treinta litros en solo quince minutos: la Dana destroza literalmente un pueblo de Toledo