La 'mano de Dios' sobre Madeira