El maratón más curioso del mundo: 40.000 euros por correr por la nieve y la playa