El dedo de la muerte, el fenómeno más espectacular del Antártico