Muros y carteles caídos: el fuerte y gélido viento que azota Valencia