Tenemos una buena noticia: si vas a recoger setas, el tiempo está de tu parte