París se cubre de blanco: los parisinos cambian el coche por los esquís